Importancia de tomar agua durante el embarazo

Agua mineral o agua de coco en el embarazo?

Beneficios de tomar agua en el embarazo

Mantenerse hidratada durante el embarazo es básico. En primer lugar, porque ayuda a asimilar los nutrientes en el organismo y a transportarlos hasta la placenta, desde donde llegan a tu bebé.

También porque el agua forma parte esencial de la composición de la sangre, y se sabe que el volumen de sangre en el organismo aumenta durante el embarazo. Y el agua también forma parte del líquido amniótico que protege a tu bebé, que no es un líquido “fijo” en tu útero sino que se va renovando (cada tres horas aproximadamente durante el tercer trimestre, por ejemplo).

Además, durante la gestación estás excretando más residuos de lo habitual: tomar agua en el embarazo ayuda a disolver los desechos y a eliminarlos mejor, tanto por la orina como por los excrementos. Por ello beber mucha agua previene problemas típicos del embarazo como el restreñimiento, las infecciones de orina y las hemorroides. Por qué tomar agua en el embarazo

Por otro lado, y aunque parezca lo contrario, beber mucho líquido ayuda a aliviar la hinchazón de pies y tobillos y a no retener agua en el cuerpo causando edema y preeclamsia. Y cuando haga mucho calor, beber agua ayudará a mantener tu “termostato natural” y que no pases tanto calor.

Ten también en cuenta que durante el tercer trimestre, la deshidratación puede causar contracciones y parto prematuro. Aunque no está debidamente estudiado, se cree que la deshidratación provoca que el riñón genere una hormona antidiurética para retener líquido, que a su vez estimulan la oxitocina que provocaría las contracciones.

CUANTO LÍQUIDO DEBES TOMAR DURANTE EL EMBARAZO?

Se recomienda un poco más de dos litros de líquido al día, lo que incluye leche, zumos, leches vegetales, sopa, infusiones… Los refrescos de cola y el café también cuentan, pero es mejor evitarlos o reducirlos debido a la cafeína que contienen, que puede afectar al bebé (se cree que su efecto diurético contraresta lo ingerido, pero no está claro si realmente se llega a eliminar tanto como se bebe). El agua de coco en el embarazo también es una gran opción – te cuento más al final del post.

Por otro lado, muchas de estas bebidas (incluyendo zumos y leches vegetales) contienen muchas calorías, por lo que tampoco debes abusar de ellas. Por ello el agua mineral en el embarazo es probablemente la mejor forma de hidratarte.

Síntomas de deshidratación

Beber agua en el embarazoSi hace mucho calor (porque es verano o porque tienes la calefacción muy alta) o si practicas deporte, es normal que sudes mucho o al menos que tu cuerpo pierda humedad a través de la piel. La altitud (superior a 2500m de altura) también estimula la pérdida de líquido, y el aire de los aviones reseca. En todos esos casos, el riesgo de deshidratación es más alto y es importante beber más. Sucede lo mismo si tienes fiebre, diarrera o vómitos frecuentes.

Pon atención a lo que tu cuerpo te pide y bebe enseguida cuando sientas sed: la sed es el primer aviso de que tu cuerpo empieza a necesitar más agua. Beber cuando sientas hambre también es buena idea: a veces interpretamos mal las señales del cuerpo y tenemos sed cuando pensamos que tenemos hambre.

El color de tu orina puede darte una pista: si es de color clarito significa que estás bien hidratada, pero un color amarillo fuerte puede indicar lo contrario (aunque es cierto que el color de la orina puede también variar según lo que hayas comido).

El agotamiento es uno de los principales síntomas de deshidratación: si estás muy cansada después del primer trimestre (cuando la somnolencia es normal porque tu organismo está haciendo un gran esfuerzo por crear los órganos de tu bebé), beber mucha agua puede ayudarte.

Los dolores de cabeza son otro síntoma muy frecuente de deshidratación.

Trucos para beber más agua durante el embarazoTrucos para tomar agua en el embarazo y mantenerte hidratada.

No bebas mucho de golpe: te llenarás el estómago y te sentirás mal. Es mejor espaciar las tomas en sorbos o vasitos a lo largo del día.

Lleva contigo un botellín de agua mineral en el embarazo para ir tomando bebiendo de vez en cuando.

Acostúmbrate a tomar agua en el embarazo en momentos estratégicos del día como por ejemplo justo al levantarte, cada vez que vayas al baño, cuando empieces a cocinar, cada vez que llegues a casa o justo antes de salir… Sin darte cuenta, estarás asegurándote una buena cantidad de líquido diaria.

Si te aburre el sabor del agua, añade una rodaja de lima, limón o pepino, unas hojas de aromáticas frescas (romero o tomillo o incluso lavanda), una fresa… O si es temporada, sustituye un vaso de agua por un buen trozo de sandía.

Agua del grifo o agua mineral?

Agua mineral en el embarazo: es bueno?En los paises desarrollados, el agua del grifo cumple en principio con una serie de normas sanitarias que la hacen segura. Sin embargo, mucha gente cree que el cloro y otros químicos que se añaden para potabilizar el agua pueden tener efectos tóxicos en el organismo, y por ende, en el feto. Y no sólo al beberla, sino también por inhalación o absorción a través de la piel por ejemplo al ducharte o lavarte las manos.

Pero no te alarmes, de momento no hay suficientes estudios que lo avalen y en todo caso los riesgos serían mínimos. Si antes del embarazo no te han preocupado los químicos presentes en el agua, puedes seguir con tu rutina diaria sin problemas. O a lo mejor veas ahora la oportunidad de conseguir algún sistema de filtrado: desde jarras con filtro hasta sistemas de osmosis. Las posibilidades son infinitas, algunas requieren presupuestos muy altos e incluso obras de instalación, mientras que otras soluciones son más sencillas.

Y si no quieres complicarte la vida, considera pasarte al agua mineral en el embarazo. Pero ojo! No todas las aguas embotelladas lo son: asegúrate que la marca que elijas especifique que se trata de agua mineral. Algunas marcas como por ejemplo Aquabona de Cocacola y Aquafina de Pepsico, simplemente cogen agua del grifo y la tratan de alguna forma para poder así venderla como “agua potable preparada”. Se calcula que es el caso de un 3% de las aguas embotelladas que se venden en España.

Cual es el agua mineral que debes comprar? No es lo mismo beber agua mineral en el embarazo que agua de manantial. Las aguas minerales proceden del subsuelo, contienen minerales y nutrientes beneficiosos para la salud y están libres de bacterias. En cambio, las aguas de manantial también son aguas subterráneas de buena calidad pero su contenido alimenticio no las hace especialmente buenas para la salud. Otro datos más a tener en cuenta al elegir tu agua mineral en el embarazo.

De todos modos, ten en cuenta que las aguas de manantial y las aguas minerales, por ley, no pueden pasar por ningún tipo de tratamiento biológico: se analizan regularmente para asegurarse que no estén contaminadas por bacterias pero nada puede asegurarte de que entre análisis y análisis alguna partida sí las presente. A este nivel, el agua del grifo es mucho más segura porque los análisis se realizan mucho más a menudo.

Beneficios del agua de coco en el embarazo

Agua de coco en el embarazo: pros y contrasOtra forma de tomar agua en el embarazo es pasarse al agua de coco: el líquido que se encuentra naturalmente dentro de los cocos (a diferencia de la leche de coco, que es una bebida hecha a partir de la carne del coco maduro rallada). La más saludable es el agua de coco joven o verde,  porque la de coco viejo o maduro (el marrón, más común) puede causar estreñimiento o indigestión.

Se cree que el agua de coco en el embarazo (a partir de aquí siempre nos referiremos a la del coco verde) previene la deshidratación y remineraliza el organismo como si fuera una bebida isotónica natural. Es rica en electrolitos, potasio y magnesio, entre otros nutrientes, es baja en azúcares i no contiene grasas ni colesterol. Su único problema es su contenido en sodio, que la hace no recomendable para embarazadas con preclamsia.

Además, y aunque no hay estudios que lo sostengan, hay madres que comentan que les ha ayudado a aliviar la acidez, las náuseas y el estreñimiento. Y algunas evidencias apuntan a que previene infecciones urinarias, ayuda a bajar la hipertensión y favorece el funcionamiento del riñón.

También contiene ácido láurico o dodecanóico, cuyos agentes antibacterianos y antivirales refuerzan el sistema inmune.

La mejor forma de consumir agua de coco en el embarazo es fresca, justo después de abrir el coco. En España el coco verde es difícil de encontrar: en Barcelona donde yo vivo lo he visto algunas veces en el mercado de la Boquería y algunas tiendas especializadas en productos exóticos. En algunos puestos de la Boquería lo abren para tí y así puedes beber su agua al momento. Pero en otros casos te lo venderán entero y deberás abrirlo en casa: atención porque puede ser complicado! Te recomiendo que busques algún video en Youtube que te enseñe visualmente cómo hacerlo: explicándotelo aquí con palabras no quedaría lo suficientemente claro, pero si le pillas el truco es más fácil de lo que parece.

Otra opción es comprarlo envasado. En España tampoco es muy común pero se puede encontrar en algunas tiendas de alimentos ecológicos o en grandes supermercados. Por desgracia, no es barato, así que seguramente no vayas a tomar agua de coco en el embarazo diariamente, pero es una buena opción como sustituto ocasional del agua y sobretodo de otras bebidas preparadas.

Si tienes la suerte de vivir en algún lugar donde encontrar cocos verdes sea fácil, recuerda que no se recomienda tomar más de un vaso al día porque sus efectos en exceso no están estudiados.

[icon color=”#54526E” size=”18″ type=”icon-question-sign” unit=”px” ] Ahora pasamos a los comentarios. Dínos: cómo te las arreglas para tomar agua en el embarazo y mantenerte hidratada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress SEO Plugin by SEOPressor